Finanzas corporativas: ¿Cuál es el papel de la tecnología financiera?

20 de Septiembre de 2022

¿Alguna vez ha escuchado que el sector financiero es el corazón de una empresa? ¡Pues es verdad!

Este departamento es responsable de bombear recursos a las diferentes áreas de un negocio. Es decir que la salud y el equilibrio de las organizaciones están directamente vinculados a las finanzas corporativas.

De hecho, las buenas prácticas financieras guardan una estrecha relación con la sostenibilidad, escalabilidad y crecimiento empresarial. Estas facilitan las operaciones internas y fomentan soluciones cada vez más alineadas con las demandas de los consumidores.

Por ello, hemos preparado este artículo en donde abordamos las finanzas corporativas presentando los siguientes puntos:

  • Concepto
  • Objetivos
  • Funciones y características
  • Ventajas de una gestión eficiente
  • Medidas de optimización
  • Importancia de la tecnología

¡Vamos!

¿Qué son las finanzas corporativas?

Para muchos profesionales, la aparición de las empresas está directamente relacionada con el nacimiento del capitalismo moderno, en el siglo XVI. Sin embargo, la oferta de productos a cambio de una compensación monetaria es un trámite mucho más antiguo, es prácticamente una creación medieval. 

Como ve, el control de las finanzas es un tema que concierne a la humanidad desde hace mucho tiempo.

Conceptualizamos las finanzas empresariales como un conjunto de procedimientos cuyo objetivo es equilibrar las cuentas, garantizar la provisión de los medios productivos y fomentar el crecimiento del negocio.

Es por eso que las decisiones que atañen a las finanzas corporativas deben tomarse de una manera más estratégica en términos de análisis de viabilidad y efectividad de las acciones internas. Existen herramientas, estudios e investigaciones cuyos datos aportan insights financieros relevantes para diseñar y poner en marcha planes mucho más efectivos y alineados con la disponibilidad de recursos del negocio.

Dentro del sector financiero se destacan la discusión, negociación y decisión para optimizar los siguientes aspectos:

  • Organización del flujo de caja
  • Necesidad/ oportunidad de inversión
  • Solvencia en el corto plazo
  • Demandas de liquidez
  • Posibilidad de llevar a cabo nuevos proyectos
  • Optimización de los ingresos y de la rentabilidad

Teniendo en cuenta su enfoque, podemos decir que las finanzas corporativas se fundamentan en el principio de maximización del valor de un negocio

No está de más mencionar que el trabajo del líder financiero consiste en garantizar que los fondos necesarios para administrar y activar el negocio se encuentren disponibles para proporcionar los recursos claves para las operaciones y el desarrollo empresarial.

Objetivos financieros desde la perspectiva de los indicadores

El propósito principal de las finanzas corporativas es aumentar el valor de mercado de la empresa, incrementando el retorno financiero para los accionistas

Dicho en otras palabras, su más grande objetivo es maximizar los beneficios del negocio para reducir los riesgos inherentes al funcionamiento y desarrollo de la empresa.

Por ejemplo, para mitigar los riesgos derivados del uso abusivo de recursos, el área financiera debe planificar presupuestos para los diferentes sectores. Al racionalizar los recursos se genera una economía de costos.

Asimismo, este departamento se ocupa de definir índices que permitan a la empresa evaluar su capacidad de autofinanciar las actividades, los resultados obtenidos en sus acciones de ventas y la efectividad de sus estrategias.

Existen objetivos que pueden cumplirse con mayor facilidad gracias a la ayuda de los siguientes 4 grupos de indicadores financieros:

Solvencia

Sus indicadores muestran la capacidad de mantener la actividad comercial con horizonte a largo plazo. Claro que para esto es necesario que se cumpla con las obligaciones y deudas empresariales. 

El principal objetivo financiero relacionado con este indicador es disponer de activo corriente suficiente para cumplir con el pasivo corriente asegurando la continuidad del negocio.

Liquidez 

Indica el potencial inmediato de los activos para convertirse en efectivo sin que pierdan su valor. La buena liquidez de un activo significa que puede venderse fácilmente, por lo que se convierte en efectivo de forma rápida.

Por lo general, las empresas tienen como objetivos de liquidez:

  • Generar ahorros para costear proyectos futuros
  • Contar con activos que permitan captar recursos para emergencias

Rentabilidad

Los indicadores de rentabilidad miden la eficiencia y eficacia de la administración corporativa principalmente en términos de control de gastos y conversión de ventas en utilidades.

Algunos de sus principales objetivos son:

  • Optimizar la seguridad de las inversiones
  • Incrementar el ROI del negocio ofertando soluciones adaptadas a las demandas de su público
  • Aumentar las ganancias del negocio

Endeudamiento

Es común la creencia sobre que los índices de endeudamiento presentan datos negativos. Sin embargo, cuando se trabaja para controlar el nivel de estas métricas, se hace viable un mayor margen de movimiento en las operaciones. 

Esto ocurre mayoritariamente en las primeras etapas de implementación de un negocio. De esta manera se permite aumentar el potencial productivo sin sacrificar el patrimonio.

En cuanto a los principales objetivos financieros relacionados con el endeudamiento, se destacan:

  • Reducir la necesidad de préstamos y financiamientos
  • Evitar compromisos financieros que la empresa no pueda cumplir
  • Mitigar la incidencia de multas y pérdidas financieras por incumplimiento

Funciones y características más notables de las finanzas corporativas

Como ha visto, las finanzas corporativas cumplen un rol estratégico que brindan soporte a la toma de decisiones y añaden valor al negocio. Básicamente, sus funciones se dividen al considerar tres perspectivas:

  • Decisiva: Abarca los análisis de los datos y de la información, así como sus efectos en toda la empresa. Fundamenta el comportamiento organizacional.
  • Ejecutoria: Convierte las decisiones tanto a corto como a largo plazo en.
  • Informativa: Consiste en el manejo de la información financiera. Se debe priorizar en la organización de los registros y en el estudio fiable de la realidad corporativa.

Además de su distinción a raíz de los diferentes enfoques, las finanzas corporativas diversificarse tras otras ramas del sector por los siguientes aspectos:

  • Manejan los bienes capitales y el dinero como los ahorros, los préstamos y las inversiones.
  • Comparten conceptos de contabilidad, economía y administración, ya sea de riesgo, tasa de interés, beneficio, rentabilidad, costo de inversión y capital de giro.
  • Optimizan la gestión del dinero promoviendo medidas de sostenibilidad como economía de costos y utilización consciente de los recursos.
  • Calculan detenidamente los costos de oportunidad.
  • Consideran el horizonte de tiempo en el momento de analizar la viabilidad de un negocio o la solicitud de un financiamiento.

Ventajas de gestionar las finanzas corporativas con eficiencia

Conocer los pormenores del área financiera teniendo en cuenta una perspectiva estratégica estimula la sinergia entre los sectores. De esta manera, la organización puede controlar las demandas financieras de cada uno ubicando recursos de acuerdo con sus necesidades, proyectos y objetivos.

Asimismo, gestionar adecuadamente las finanzas de un negocio es importante para interpretar los estudios acerca de la viabilidad y rentabilidad de los proyectos, así como de los procesos internos. 

Además, permite identificar las demandas de financiamiento, establecer estrategias para incrementar la confianza de los acreedores y promover el uso consciente de los recursos.

A continuación, señalamos a detalle las principales ventajas de llevar a cabo una excelente gestión de las finanzas corporativas:

Minimiza errores

Uno de los grandes virtudes de dedicarle tiempo a esta área financiera es el hecho de promover decisiones más acertadas. 

Los datos en conjunto con los indicadores financieros generan insights que orientan las acciones estratégicas en pro de la eficiencia y de los buenos resultados. Así, se pueden mitigar una serie de inconvenientes, como inyectar dinero en procedimientos ineficaces o subsidiar proyectos que proporcionan un bajo retorno.

Mejora la gestión del tiempo

Cuando planificamos y organizamos las finanzas del negocio, guiamos las decisiones y las actividades siempre tomando en cuenta las prioridades, los datos y objetivos corporativos.

En consecuencia, podemos gestionar el tiempo de forma más eficiente, eliminando así medidas y procedimientos secundarios, ineficaces o poco rentables.

Incluso, cuando se cuenta con recursos tecnológicos es posible alcanzar una excelente economía de tiempo.

Reduce los costos operativos

Las buenas y sólidas estrategias financieras repercuten en el ámbito operativo del negocio.

En este sentido, la estructuración de medidas de gestión que proporcionen una visión completa del panorama financiero permite identificar los procedimientos operativos que generan más gastos y aportan resultados menos expresivos. Esto último puede ocurrir a causa de errores humanos o porque aquel procedimiento ha dejado de ser relevante para el desempeño del negocio.

Por lo tanto, emprender una administración efectiva mejora el análisis de los procedimientos internos bajo una perspectiva de costo-beneficio. Esto es fundamental para la definición de los próximos pasos en términos estratégicos y financieros.

Aporta una poderosa ventaja competitiva

Cuando se definen presupuestos hay que tener en mente la disponibilidad y solvencia del negocio, pues así se pueden planificar proyectos de distintos horizontes de tiempo sin poner en riesgo la liquidez y la rentabilidad del negocio.

Esto conlleva a una administración más eficaz del capital corporativo lo cual mitiga la probabilidad de que ocurran problemas cuando se destinen los recursos, principalmente en términos de ROI.

Aumenta el ciclo de vida del negocio

Muchas empresas cierran sus puertas por inconsistencias en las cuentas o por deficiencias en la gestión de sus finanzas. Pues, desafortunadamente, un negocio puede crecer rápidamente en un año y sumergirse en deudas al siguiente.

Por este motivo, es crucial mantener un control financiero rígido, estableciendo límites, proyectando el flujo de caja y estructurando acciones que aumenten su potencial de supervivencia.

Es primordial tener siempre presente que una gestión de finanzas corporativas adecuada mitiga la probabilidad de quiebra de un negocio.